Aunque la evolución del COVID-19 en España y en la mayor parte del mundo está ahora más controlada, el coronavirus no da tregua y continúa mutando.

Ahora una nueva variante de coronavirus está preocupando a las autoridades sanitarias. Se trata de XE, una combinación entre ómicron y su sublinaje silencioso BA.2. Es la última variante conocida y podría ser la más contagiosa. Así lo ha notificado el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). Los primeros casos se detectaron en Reino Unido, en enero, ahora Sanidad ha detectado los primeros casos en España.

La OMS ha mostrado su preocupación por esta alta transmisibilidad, sobre todo, en un momento en el que la mayoría de los países han comenzado a rebajar las restricciones. Según los datos que han arrojado los primeros estudios sobre esta variante, esta sería un 75 por ciento más transmisible que la cepa original.

Tiempo de incubación y síntomas

Parece que el tiempo de incubación como ocurre con ómicron se sitúan en tres días y sus síntomas son muy parecidos. Desde la OMS no han detectado grandes diferencias.

La fiebre, la tos, la mucosidad, el cansancio y el dolor de cabeza siguen siendo los principales síntomas protagonistas. Además, el tiempo de persistencia de la infección hasta que aparecen los primeros síntomas de remisión de la enfermedad es de entre cinco y siete días también.

Además hay que tener en cuenta las personas que pertenecen a los grupos más propensos a la infección. Los no vacunados se encuentran a la cabeza, seguidos de los que no han pasado todavía la enfermedad o lo han hecho pero sin ser ómicron. Además de las personas con problemas inmunitarios.

Sin embargo desde la Sociedad Española de Inmunología afirman que según las evidencias científicas que existen las variantes que surgen tienden a ser más leves. Al parecer esta nueva variante no supone una amenaza después de conocer los datos registrados en el Reino Unido.