Este plan busca definir y coordinar estrategias que potencien un ámbito territorial que se extiende por el entorno del curso bajo del río Guadalete. Este afecta a una superficie de 14.659 hectáreas, de las cuales el 82 por ciento pertenece al término de Jerez de la Frontera.

Se prevé la creación de una red de espacios libres públicos, abordando la restauración ambiental, paisajística y patrimonial. Y también la recuperacion ecológica del río. El objetivo pasa por mejorar la calidad de vida, el conocimiento y disfrute del medio natural. Pero, sin olvidar, el patrimonio cultural y la movilidad sostenible, en favor de la actividad turística.

Para ello se plantea una red conectada de Itinerarios de uso público supramunicipal que alcanza unos 90 kilómetros. Incluye itinerarios adaptados a la movilidad a pie, en bicicleta y a caballo. También itinerarios para la movilidad cotidiana que buscan mejorar las relaciones entre los núcleos principales y sus periferias. Además de unos itinerarios navegables, que suman 16,5 kilómetros. Se contempla la adecuación de cuatro miradores y ocho áreas recreativas.

Optimizar las condiciones ecológicas del río

El Plan también persigue optimizar las condiciones ecológicas del río Guadalete. Se hará mediante el tratamiento de elementos no autóctonos, la adecuación y tratamiento de graveras y la mejora del estado de calidad de las aguas.

El documento define además 11 Áreas de Valor Paisajístico, nueve Áreas de Valor Patrimonial e Histórico y cuatro Bordes Urbanos directamente vinculados al río Guadalete.

El Plan Especial destaca el especial interés estratégico y territorial de tres operaciones: Cartuja-Lomopardo, Sierra de San Cristóbal y Marisma-Puerto de Santa María.

Share