Este fin de semana, una joven denunciaba a través de redes sociales que una de sus amigas había recibido un pinchazo en una famosa discoteca de El Puerto de Santa María. Tras avisar al personal del local y llamar a una ambulancia, se comprobó que no fue el primer caso de esa noche en el mismo sitio.

En las últimas semanas son muchos los testimonios que están hablando de recibir pinchazos en locales de ocio nocturno como nueva forma de sumisión química. La Policía emitió un comunicado para confirmar que estaba investigando los hechos y que esto no había sido un caso aislado en la provincia, ya que se habían producido situaciones parecidas en el festival Cabo de Plata y en concierto de David Guetta, también en El Puerto.

Parece que en las últimas horas, cuatro nuevos casos, también en la localidad portuense, se han sumado a las investigaciones policiales.

El método

Normalmente, las víctimas reciben el pinchazo en el antebrazo cuando se encuentran distraídas. Los primeros síntomas son escozor en la zona, mareos, náuseas o vómitos, somnolencia, pérdida de olfato o de visión y desorientación.

En estos casos, se recomienda advertir a los acompañantes y avisar a la policía. También es necesario acudir cuanto antes a un centro médico a realizar análisis toxicológico. Y como no se conoce de dónde provienen las jeringuilla, será necesario también realizar pruebas de VIH y otro tipo de enfermedades que puedan transmitirse de esta manera.

También se están detectando casos de agresores que simplemente pinchan a sus víctimas sin inyectar sustancia, solo por el placer de crear miedo. Es por ello por lo que desde las redes sociales se están reclamando mayores medidas de seguridad en los locales de ocio nocturno y grandes eventos para evitar que se puedan introducir jerinquillas o agujas.

Share