La Comisión Municipal de Patrimonio Histórico ha dictaminado hoy favorablemente una serie de propuestas de intervención en la ciudad. Y entre ellas, se encuentra este proyecto de rehabilitación de dos de los cascos del antiguo Conjunto bodeguero de la Riva. El objetivo es la implantación de un uso residencial, incluyendo también el acondicionamiento de los espacios libres privados existentes. En total, entre ambos edificios, se proyecta la construcción de 50 viviendas.

Este antiguo complejo bodeguero se compone de un conjunto de fincas, un aparcamiento en superficie y espacios libres con vegetación en desuso. Ambas edificaciones datan de principios de siglo XX y presentan forma de nave, de varias crujías, y cuyo origen y finalidad fue la crianza del vino.

La actuación presentada se completa con la ejecución de diversas obras complementarias de urbanización en la zona cedida al Ayuntamiento como vial público en la calle María Antonia Jesús Tirado, en cumplimiento con el convenio suscrito en su día con sus promotores para la modificación Puntual del PGOU, aprobado por el Pleno municipal.

Modificación del PGOU

Según el teniente de alcaldesa de Urbanismo, José Antonio Díaz, esta Modificación Puntual tuvo como finalidad posibilitar la implantación de uso residencial en los cascos de bodega. Esto permite poner en valor ambos edificios, que contienen elementos de cierta singularidad patrimonial y simbólica, y que actualmente se encuentran sin uso.

Cabe recordar que en la sesión de febrero de la Comisión Local de Patrimonio, se dictaminó favorablemente la propuesta de segregación, en diferentes porciones de terrenos, de distintas fincas pertenecientes a este conjunto bodeguero, así como la cesión al Ayuntamiento de parte de una de estas fincas para destinarla a espacio libre público.

Otros proyectos aprobados

También se ha dado luz verde a la propuesta de rehabilitación de la fachada del Convento de La Compañía de la Cruz, situado en la calle Luis Isasi, la construcción de una vivienda unifamiliar en la calle Luis Pérez, o la rehabilitación de una bodega de la calle Mariñíguez para destinarla a vivienda.

Esta bodega cuenta con grado de catalogación de conservación arquitectónica, con conservación tipológica y nivel IV de protección arqueológica y se ecuentra actualmente en desuso; según consta en su expediente, “se trata de un edificio singular de arquitectura industrial que ha albergado un tabanco y un anticuario anteriormente”, presentando actualmente un estado de conservación precario.

Entre la quincena de propuestas estudiadas en la Comisión, figuraban también intervenciones de reforma interiores de viviendas del centro histórico, adaptación de locales comerciales, o instalación de placas solares, entre otras.

Share