El Cádiz rompió un inicio espectacular con victorias al Athletic, Éibar, Huesca y Real Madrid en el Wanda Metropolitano donde nunca fue lo que suele ser, nunca supo qué hacer y siempre estuvo a merced de un Atleti que demostró por qué es un serio aspirante al título liguero.

Pocos culpables hay en la derrota del conjunto de Cervera que no había encajado ningún gol en cuatro partidos como visitantes y en apenas veintidós minutos había recibido dos. El primero de ellos -y quizá también el segundo- con el cancerbero argentino Ledesma como triste protagonista. Su salida al borde del lateral del área no fue la mejor decisión y permitió el tanto de Joao Félix; También pudo hacer algo más en el disparo de Llorente que supuso el segundo estrenando con una sonrisa su reciente convocatoria con La Roja.

El Cádiz fue menos Cádiz, al menos en la primera parte. Con Salvi más de lateral derecho y Akapo como tercer central, nunca encontró la salida rápida al contragolpe, maniatado por el planteamiento de Simeone que nunca permitió correr al Cádiz..

Los números del conjunto andaluz a domicilio eran espectaculares con cuatro victorias, seis goles a favor y ninguno en contra. Se termina de esta forma una racha descomunal que no debe más que mostrar el camino al Cádiz del que no debe salirse y que no es otro que la permanencia. El Atleti fue mejor, dominó y se aprovechó de los errores defensivos de un equipo que mutó en la segunda mitad con los cambios pero no fue suficiente para conseguir nada positivo en el Wanda Metropolitano que fue demasiado para Cervera y los suyos.

Leer también

Entre ser el Cádiz o convertirte en otra cosa y morir en el intento

No es que el Cádiz tenga asegurada la permanencia en Primera División haciendo lo que más …