Ismael Jordi celebra en el coliseo jerezano sus ’20 Años en la Lírica’ con un recital el pasado sábado día 26 de septiembre, acompañado por el piano de Rubén Fernández Aguirre. “Como un cumpleaños, entre familia y amigos. Un cumpleaños para disfrutar y pasar un buen rato”, definió.

“Es que no me lo creo”, confesó Ismael Jordi a la hora de tratar de entender la evolución no sólo de su trayectoria artística, sino también de su vida. Y es que, desde que en junio del año 2000 debutara en el Teatro Villamarta en el papel de Ernesto en la ópera ‘Don Pasquale’ de G. Donizetti, la carrera artística del tenor jerezano no ha parado de cosechar éxitos y elogios tanto del público como de la crítica especializada, alcanzando una dimensión internacional.

El acto de presentación de este recital ante los medios de comunicación estuvo presidido por Francisco Camas, teniente de Alcaldesa de Cultura y Patrimonio Histórico, y contó con la presencia de Ana Herica Ramos, delegada de Igualdad, Políticas de Juventud e Infancia; además de ambos artistas.

Camas puso de relieve el alcance internacional de la carrera de Ismael Jordi, al que calificó como “un referente”, al tiempo que resaltó la importancia de la cultura no sólo como factor de “crecimiento personal y social”, sino en su capacidad de generación de riqueza económica.

“Se podía haber hecho una forma más pomposa, con orquesta e invitando a otros compañeros a actuar, pero he optado por una forma más simple. Los cumpleaños se celebran en familia y entre amigos”, indicó Ismael Jordi a la hora de explicar cómo ha encarado este recital “tan especial”.

Sobre el programa que interpretó, el tenor apuntaba que “son todos bises y está pensado para todos los públicos. Una forma de repasar mi repertorio”. A este respecto, el pianista Rubén Fernández Aguirre ironizó que el cantante “quería hacer tantas cosas que hubieran sido necesarios 4 conciertos. Hemos tenido que hacer una amalgama para resumir su carrera”.

Ambos artistas incidieron en la defensa de la cultura como un ámbito seguro. “Los teatros son espacios seguros. La gente no debe tener miedo ni nada parecido. En Jerez, el espacio más seguro es el Villamarta”, aseguraron.

Sacrificio y valentía

“Mucho sacrificio” y “valentía” fueron algunas de las palabras que le vinieron a la mente a Ismael Jordi para definir sus 20 años como cantante lírico. “Sacrificio” para iniciar un aprendizaje veloz que lo colocó pronto en los principales escenarios de nuestro país. “Valentía” porque “lo dejé todo para irme a Madrid”, donde inició sus estudios con el maestro Kraus y la maestra Teresa Berganza.

Ahora, Ismael Jordi es tenor invitado en los más importantes teatros como el Royal Opera House de Londres, Teatro Real de Madrid, San Carlo de Nápoles, La Fenice de Venecia y Ópera de Tokio, entre otros. Entre sus próximos compromisos, cabe destacar su presencia en la Ópera de Montecarlo, Ópera de Amsterdam y un recital en el Teatro de la Zarzuela.

Entre los galardones recibidos destacan el Premio al Artista Revelación otorgado por la revista Ópera Actual en 2004. Ese mismo año recibió el Premio Relevación en la V edición de los Premios del Público entregados por Canal Sur en Sevilla. En 2009 fue distinguido como Mejor Cantante de Zarzuela en los Premios Líricos Teatro Campoamor de Oviedo.

Detalle solidario

Tanto el artista como el Teatro Villamarta han querido tener “un detalle” -en palabras de Isamay Benavente, directora del coliseo- con los voluntarios que desinteresadamente han colaborado con el Ayuntamiento de Jerez en su lucha contra la pandemia del coronavirus la pasada primavera. De ahí que se haya cedido 50 entradas a beneficio de este colectivo que han sido entregadas por Ismael Jordi y Francisco Camas, teniente de Alcaldesa de Cultura y Patrimonio Histórico, a Ana Herica Ramos, delegada de Igualdad, Políticas de Juventud.

Leer también

Aguas de Cádiz presenta la campaña ‘Cuida tus arterias’ para advertir sobre el mal uso de las toallitas higiénicas

El alcalde de Cádiz, José María González, y la presidenta de la empresa municipal Aguas de…