El centro de salud Mentidero de Cádiz se ha sometido a una intervecnión que mejora e incrementa la capacidad y calidad asistencial. Este centro, que pertenece al Distrito de Atención Primaria Bahía de Cádiz-La Janda ha ampliado el número de consultas, mejorado las existentes, incorporado nuevo mobiliario, equipamiento clínico e informático. También ha dado un salto cualitativo en la organización de la asistencia y su humanización.

La delegada territorial de Salud y Familias, Isabel Paredes, ha visitado el centro acompañada del gerente en funciones del Distrito, Antonio García, y el director del centro de salud, Juan Pedro Guerrero. Las actuaciones, que han contado con una inversión de 46.858 euros, “eran muy necesarias, tanto de adaptación a las nuevas necesidades en la asistencia, como de mantenimiento hasta el traslado a la nueva infraestructura en la Plaza Mina”, ha asegurado Paredes.

Reformas necesarias

Las actuaciones han consistido en la construcción de tres consultas usando parte de la sala de espera de la primera planta, lo que ha permitido una reorganización para evitar aglomeraciones; dos de ellas se destinan a Enfermería y la tercera para Medicina de Familia. Tienen instalados sistemas de climatización independientes y un sistema de impulsión y extracción de aire que facilita la ventilación de dichas consultas; cuenta con red y equipos informáticos propios, se ha incorporado un lavabo a cada una, así como diverso equipamiento: mesa, silla ergonómica, camillas, sillas para los usuarios y mueble para lavabo.

Además, en el marco del Plan de Humanización, se ha dado más calidez al entorno de las consultas con vinilos para que profesionales y usuarios se encuentren en un ambiente más agradable.

De otro lado, se ha procedido a la adecuación de la consulta de críticos y su disposición para que tenga comunicación directa con la consulta acogida; para ello se han utilizado dos consultas, la antigua de respiratorio y de extracción para conformar una consulta de cirugía menor ambulatoria, que también está unida, a través de una puerta nueva, a la consulta de acogida. De esta forma la nueva consulta de críticos es más amplia, lo que permite una mayor cabida de refuerzos en caso de que un paciente inestable empeore.

Asimismo, se ha fabricado un armario para gas nitrógeno en el patio exterior del centro para facilitar la seguridad del uso de las recargas y se ha cambiado el luminoso que da a la calle, que se encontraba en mal estado.

Reforma antes de traslado

La delegada ha agradecido al Distrito su labor “en la mejora continua en la atención a nuestros usuarios y también en cuidar el entorno laboral de los profesionales” y ha recordado, en el caso de Mentidero, que “seguimos trabajando en su traslado y puesta en marcha en el nuevo edificio”.

Share